Navigation Menu

Los falsos beneficios de la lactancia materna

on 14 Septiembre 2014

La lactancia materna es el mejor alimento para los bebés. Es el alimento ideal, de nuestra propia especie y el alimento natural. Por eso mismo, la alimentación con lactancia materna no es que aporte beneficios frente a la lactancia artificial, sino que la lactancia artificial en sí misma conlleva riesgos para la salud del bebé y de su madre.

No nos equivoquemos. Estamos hartos de oir; “ La lactancia materna es mejor. La lactancia materna protege de enfermedades infecciosas al bebé, disminuye el riesgo de diabetes, de obesidad y colesterol en la vida adulta y mejora el desarrollo cognitivo”. Pero eso NO es cierto. La lactancia materna no protege de nada, no mejora nada ni disminuye el riesgo de nada. Nos estamos equivocando en el enfoque: La lactancia materna es el alimento natural. Es lo que debería ser normal. Es la lactancia artificial la que aumenta el riesgo de infecciones en el niño, que aumenta las posibilidades de enfermedad cardiovascular en la adultez y empeora el desarrollo cognitivo, y en la madre aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.

Sin embargo, esa no es nuestra visión habitual. No es lo que piensa la sociedad ni por desgracia lo que piensan los médicos. ‘ Si total, se crían igual’. ‘ Pues mi hijo se ha criado con biberón y no se ha puesto malo en la vida ‘. ‘ Pues el de la vecina que está con pecho está todo el día enfermo’…

 

Vamos a ver señores, hay estudios científicos que demuestran los riesgos de la lactancia artificial. Al igual que los hay sobre los riesgos del tabaco. ¿A que no todos los fumadores sufren cáncer de pulmón ni infarto agudo de miocardio? ¿Y cuántos no fumadores hay que sí lo padecen ? Pero eso no significa que no sea dañino, ni que podamos decir: “No fumar disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular”. Es que eso no es verdad. No fumar es lo normal, lo saludable, y fumar es lo que aumenta las posibilidades de contraer enfermedades.

Siiiii, ya sé que me dirán que no es igual. Que la lactancia artificial se utiliza por necesidad, a diferencia del tabaco, que es un hábito tóxico, un vicio. Está bien. No vamos a ser tan radicales. No vamos a poner un ejemplo tan extremo. No vamos a comparar un alimento con un tóxico ¿Qué tal si lo comparamos con la comida en general?

Si tenemos dos opciones: La comida casera o la comida prefabricada. ¿Cuál creen que será más perjudicial para la salud? ¿Cómo creéis que debería transmitirse esto: La comida casera protege frente a la obesidad, disminuye los riesgos de padecer hipertensión y diabetes o en cambio: La comida preparada aumenta las posibilidades de padecer estas enfermedades y ciertos tipos de cáncer? ¿cómo pensáis que debería enfocarse?

No creo que nadie se plantee la duda de que alimentación es la más adecuada, aunque muchos de nosotros caigamos en la tentación en ocasiones de recurrir a la comida preparada. Mucha gente se alimenta de esta manera de forma habitual, (por comodidad, falta de tiempo, o porque le da la gana) y seguramente, esa gente ni se siente mal ni relaciona sus enfermedades con su alimentación.

Sin embargo, eso no quiere decir que ese tipo de alimentación no tenga riesgos, ni que ambos alimentos sean IGUALES. Tampoco implica que la alimentación sana DISMINUYA el riesgo de nada. No es así, sino que la comida preparada lo AUMENTA.

¿A dónde quiero llegar con esto? No quiero culpabilizar a las madres que por un motivo u otro hayan decidido / se han visto obligadas / han tenido la necesidad de alimentar con fórmula a sus hijos o hijas. Para nada. Cada persona es libre de hacer sus elecciones, y nadie debería juzgarlas por ello. Pero para que exista libertad, antes que nada debe existir INFORMACIÓN. Sin información no hay elección libre, sino coaccionada. Y la información debe ser completa, adecuada y veraz.

Estoy convencida de que si en vez de alabar los beneficios de la lactancia materna, los medios de comunicación y los servicios sanitarios difundieran los riesgos de la lactancia artificial, muchas madres decidirían otra cosa… O si los médicos fueran realmente consciente de estos riesgos, tal vez estarían mejor formados en lactancia materna, y podrían ayudar a las madres con dificultades a no tener que recurrir a las ayuditas con biberón (principio del fin de la lactancia materna).

Por eso de que la lactancia artificial tiene riesgos, existe una ley que intenta proteger la lactancia materna. Y digo intenta, porque no lo consigie: Constantemente se incumple y aquí nunca pasa nada.

Es el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche materna, y la ley de aplicación en España, elReal Decreto 867/2008.

Uno de los puntos que regula esta ley, es sobre la publicidad de leche de fórmula de inicio (tipo 1).  Está prohibido anunciar esta  leche ( para intentar garantizar la lactancia materna al menos durante los seis primeros meses de vida del bebé), así como sumistrar muestras de la misma en centros sanitarios.

 Es decir, está prohibido publicitar, anunciar, ofertar y suministrar leche de fórmula tipo 1, porque es un RIESGO para la salud del lactante y de su madre.

Sin embargo, constantemente vemos farmacias que ofertan esta leche en sus escaparates, centros de salud con carteles que aseguran beneficios de la leche de fórmula y hospitales que regalan biberones al alta de maternidad. En el caso de los profesionales sanitarios, esto es especialmente grave, ya que el objetivo de éstos debe ser promocionar la salud en la población.

Desde Córdoba, nos llega un nuevo caso que atenta contra la normativa y que desde Lactancia en Libertad nos gustaría denunciar de forma pública. En el Hospital Materno infantil Reina Sofía, a los padres se les sumistra al alta en maternidad junto con el informe correspondiente, una guía: La de salud neonatal de la S. E. N. (Sociedad Española de Neonatología).

Portada de la Guía de Salud Neonatal (S.E.N)

 

Hasta aquí todo bien. Es estupendo que a los padres se les proporciones información sobre la salud de sus hijos, y sobretodo si es un medio con información científica.

Sin embargo, en el apartado “lactancia artificial”, en el que se explica la manera correcta de preparar los biberones, hay un sello de blemil 1 plus forte. Un sello puesto a mano, con toda la intención… incitar a las madres a comprar dicha marca en el caso de que se decantaran por la lactancia artificial. ¿Cómo se llama eso? PUBLICIDAD.

Portada de la Guía de Salud Neonatal S.E.N
Publicidad de leche de fórmula tipo 1: Blemil Plus

Evidentemente, todos los padres que tienen un hijo o hija en el Hospital Infantil Reina Sofía de Córdoba, salen con un ejemplar de esta guía en sus manos. Por lo que todos, tienen la sutil sugerencia del hospital de adquirir esta marca en caso de necesidad.

¿Obtendrá el hospital algún tipo de beneficio por esto? ¿Qué creéis vosotros? ¿Será simplemente casualidad?

 Sea lo que sea, es PUBLICIDAD, e incumple la normativa. Es algo ILEGAL.

Desde Lactancia en libertad queremos que esto no pase desapercibido. Queremos que se sepa, y que elhospital rectifique. Porque como hemos comentado antes, la lactancia artificial tiene riesgos, y eso es extensible para todas y cada una de lar marcas, sin excepción. No lo olviden.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

468 ad