Navigation Menu

Qué hacer en caso de discriminación por dar el pecho en público

on 8 Octubre 2013

Como cada día nos llegan más casos de mamás que son discriminadas en lugares públicos, vamos a ofreceros unas pautas de actuación. ¿Qué hacer cuando alguien te invita a abandonar un local por estar amamantando? Ante todo no pierdas la calma. No estás haciendo nada malo. Pese a que aún no tenemos una ley que nos regule expresamente, nos amparan algunos derechos.

 

Si nos alegan el derecho de admisión, la ley dice lo siguiente:

Ley 17/1997, de 4 de julio, Art 24.2.
Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen podrán ejercer el derecho de admisión. Este derecho no podrá utilizarse para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad. Las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos. 

Como amamantar no es ningún acto violento ni altera el funcionamiento del mundo no hay caso. De hecho, en cualquier caso, estamos siendo discriminadas tanto nosotras como nuestros hijos.

 

A parte de esto, España está implicada en la Convención de los Derechos del Niño de Unicef, de obligado cumplimiento, donde se dice: Art 24, 2, e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos. Y también participamos en la Declaración de Innocenti, en la que se protege y se apoya la lactancia materna. Por no hablar de la OMS, que claramente nos invita a la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y continuar con alimentación complementaria al menos hasta los 2 años.

 

Una vez que tenemos claro esto, si alguien nos invita a abandonar un establecimiento por estar lactando, nuestra postura ha de ser firme. No nos vamos a ningún sitio porque no estamos haciendo nada ilegal y contestamos educadamente que vamos a continuar con nuestra “actividad”. Si aun así insistieran entonces hay que llamar a la policía. Y atentas a éste punto, somos nosotras las incomodadas y las que tenemos el derecho a llamar a la policía, no los demás. Están vulnerando nuestros derechos, tanto de la madre como el del niño. Llegados a este punto es cierto que va a tocar aguantar miradas y comentarios, pero si queremos que algo cambie en esta sociedad hay que ser un poco “guerreras”.

 

Tenemos todas las de ganar porque los derechos de nuestros hijos están por encima de los gustos de quien ve más de lo que hay.

 

Desde Lactancia en Libertad tenéis todo nuestro apoyo y comprensión, y si necesitáis ayuda o queréis compartir vuestra experiencia con nosotras estaremos encantadas de ayudaros.

 

Dar el pecho en público

468 ad