Navigation Menu

Quiero mostrar mi queja y mi pesar por el trato que he recibido por parte de un policía en en Palacio Municipal, durante la exposición del Salón del Cómic que allí se mostraba.

El sábado 10 de agosto, entre las ocho y media y las nueve menos cuarto de la tarde, me encontraba yo con mi familia y unos amigos, visitando la Exposición “El Supergrupo (Jan y Efepé). Exposición Jan sólo hay uno” en el Palacio Municipal.

A las nueve menos cuarto abandoné la Sala, y me fui al Hall de entrada con mi bebé, al que tenía que amamantar urgentemente, porque tenía hambre.

Me senté en unos peldaños que hay en el lateral del Hall, y al poco de haber comenzado a darle el pecho a mi hijo, uno de los policías de la entrada me reprendió con gritos de “¡Por favor! ¡Por favor!Pero qué hace! Aquí no por favor! Vamos hombre… Por favor!” ,dando a entender con su tono y sus aspavientos que yo estaba haciendo algo indecoroso o inapropiado.

 No deja de ser tragicómico que en una exposición dedicada a Super López, defensor del ciudadano desvalido, un agente de la Policía local, al que yo le supongo similares ideales, en vez de ayudar a una madre que está dando de mamar a su bebé, la increpe, y por consiguiente, le niegue el alimento principal a su hijo.

Me gustaría que tales hechos no volviesen a pasar, y menos aún, siendo un policía el que efectúa este tipo de amonestaciones públicas. En una ciudad donde se supone, “que nadie es forastero”

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *