Navigation Menu

Primark Valladolid

on 27 agosto 2013

Relato de Carmen Vega: El otro día me ocurrió algo que nunca me había pasado y que me pilló totalmente desprevenida y por sorpresa.

Estando de vacaciones en Valladolid, para visitar a la familia, ( pues vivo en Sevilla), decidimos ir a un centro comercial. El CC Río Shopping. Nuevo y enorme.

Estábamos la familia al completo; mi marido, mis tres hijos (de 7 y 3 años, y el bebé de 7 meses) junto con mi primo.

Por un momento nos separamos. Yo me quedé con el bebé, al que estaba dando el pecho, y mi primo se quedó conmigo. Como ya estoy acostumbrada a dar el pecho en todas las situaciones posibles, a veces, lo más práctico es darle en brazos, mientras estoy de pie. De esta forma,  puedo seguir caminando. No necesito estar parada, y a mi bebé le gusta el movimiento para quedarse dormido. Esto es algo que he hecho muchísimas veces, y en sitios muy diversos. (Entre ellos, otros centros comerciales de Sevilla)

Así, de esta manera, entré en una tienda del centro comercial. En Primark. Tenía cierta curiosidad por ir, ya que me habían comentado barato que era y yo nunca había ido, al no haber tienda en Sevilla.

A los pocos minutos de entrar, se nos acercó el guardia de seguridad. Ilusa de mí, pensé que iba a decirnos algo sobre la bolsa del bebé, que debíamos dejarla en taquillas o algo de eso… En ningún momento imaginé lo que iba a decirme: Aquí no puede estar. Hay salas de lactancia habilitadas en el centro para eso, me dijo. Yo no supe reaccionar y le pregunté que cuál era el motivo, a lo que me respondió que podía incomodar al resto de clientes.

¡Pero si lo que estoy haciendo es totalmente natural! No tiene nada de malo, le dije. Sí, es algo natural, pero a mí me indican que se lo transmita y es lo que tengo que hacer. No quería problemas, así que me fui de la tienda. No sin decirle antes que iba a poner una reclamación, por supuesto.

Cuando mi hijo se durmió, volví a entrar.

Me dirigí a atención al cliente y vino la encargada que me preguntó el motivo de la reclamación. Le expliqué y me dijo: Claro, es que las salas de lactancia están para eso. A lo que le respondí; Yo pensaba que las salas de lactancia eran de uso opcional, y no obligatorio. Las madres no tienen por qué esconderse para dar el pecho.

No te lo tomes como algo personal, es la política de la empresa, me dijo.

Pues, no se preocupe. Ya me encargaré que todo el mundo conozca la política de la empresa, contesté. Y me dispuse a poner la reclamación.

Justo cuando iba a empezar a escribir, mi hijo se despertó. Y lloraba. Lloraba y lloraba y lloraba. ¡Qué fácil hubiera sido engancharlo a la teta y ponerme a escribir! Pero no. Allí no podía hacer eso. Así que le dije a la chica que iba a salir a calmar al bebé y volvería después.

Pues dese prisa, me dijo. Cerramos en 15 minutos. No vaya a ser que se quede sin volver a entrar otra vez…

Con todo el agobio del mundo, me puse en la puerta de la tienda a dormir a mi bebé al pecho. No quería irme de allí sin poner la reclamación por lo mal que me lo habían hecho pasar, pero estaba viendo que no iba a poder ser. Si hubiera estado mi marido podría haberme acompañado, coger al niño, o poner la reclamación el mismo. Pero estaba sola, y me sentía impotente. Cuando faltaban 5 minutos para que cerrara la tienda, mi hijo seguía despierto, pero tranquilo. Así que probé a cogerlo en brazos y se quedó bien.

Y así puse la reclamación. Con mi hijo en un brazo, y escribiendo con la otra mano. Y muy  rápido porque estaban cerrando en cinco minutos.

No. No ha sido el mejor texto que he escrito, la verdad. Pero bueno, ahí está. Quería dejar constancia de lo mal que me habían tratado. De que se le había faltado al respeto a mi hijo. Mi hijo de 7 meses de edad, que si llora porque tiene hambre, nadie puede explicarle que no. Que no está en un sitio adecuado para tomar el pecho, porque puede ofender a la gente.  Él no puede entenderlo. Ni si quiera puedo entenderlo yo.

¿De verdad puede ofender a la gente un bebé alimentándose?

¿Hubiera sido lo mismo si en lugar de darle teta le hubiera estado dando biberón?

¿Por qué les molesta a la gente una madre dando el pecho, y no mujeres con escotes desmesurados y faldas que parecen cinturones? ¿Y las imágenes de las modelos en ropa interior?

Sinceramente, creo que esto se nos está yendo de las manos. Estamos olvidando lo natural, lo normal. Somos mamíferos, y como tales lo que hacemos es alimentarnos directamente del pecho de nuestra madre. ¿Cómo se nos ha ido olvidando eso?

La cultura de la lactancia se está perdiendo. Cada vez son menos mujeres las que dan el pecho. Por diversos motivos, pero el biberón gana por goleada a la teta. Y es que encima las mujeres que damos el pecho tenemos que escondernos. No vaya a ser que le moleste a alguien. ¿Así cómo se va a considerar algo normal? Imposible.

Es política de la empresa dicen. Pues bien. Eso debe ser cierto, porque ya le ocurrió a otra mamá en el Primark de Murcia.

Y he aquí la política de empresa:

http://www.primark.es/empleo/nuestros_valores/

De lo cual destaco lo que está en negrita:

Valores fundamentales 

La esencia de nuestro negocio es comprar y vender, ofreciendo a nuestros clientes la última moda en ropa al mejor precio. Ésta es la clave de nuestro éxito. Primark es una empresa dinámica, comercial y orientada a los clientes. El negocio está dirigido por gente con auténtica pasión por la moda, entusiastas, dedicados y comprometidos a lograr los resultados y la excelencia en todas sus actividades.

Nuestros valores fundamentales:

  • Ofrecer la mejor relación calidad-precio
  • Mejora continua de nuestra gama de productos
  • Tratar a nuestros clientes como queremos ser tratados
  • Buscar siempre la mayor eficacia
  • Respetar a los demás
  • Código ético para el empleo y el comercio
  • Seguridad, salud y medioambiente
Política de Igualdad de Oportunidades de Primark

Fomentamos el desarrollo profesional entre todos los empleados. En Primark contamos con las mismas oportunidades de crecimiento y progreso dentro de la compañía. Si tienes la actitud correcta y desarrollas los conocimientos adecuados, podrás disfrutar de una brillante carrera, todo un reto con nosotros.

Nuestra selección se basa en las competencias y la formación que se posee o se pueden llegar a adquirir. Una vez que ya estés trabajando con nosotros, te ofreceremos las mejores oportunidades para un desarrollo continuo.

Esto viene reflejado dentro de nuestra política de igualdad de oportunidades:

Primark Stores Ltd. es una compañía que ofrece igualdad de oportunidades en el trabajo. La política de igualdad de oportunidades de Primark demuestra el compromiso de la compañía en un entorno de igualdad de oportunidades para los empleados actuales y futuros.

La compañía no admite la discriminación de personas en ningún caso. La discriminación ilegal se considera como aquella en la que se trata a cualquier persona de modo menos favorable que a otros en circunstancias similares.

Todas las políticas de personal de la compañía se basan en la igualdad de oportunidades y trato justo, garantizando la promoción y la práctica de la igualdad de oportunidades para todos.

 

Es decir:

– Tratar a nuestros clientes como nos gustaría ser tratados. Ummm. Creo que me he perdido algo…

– Respetar a los demás. ¿En serio? ¿Han respetado el derecho de mi hijo a alimentarse? ¿Mi derecho a la libertad de dar el pecho donde YO quiera y no donde ELLOS decidan?

– La compañía no admite la discriminación de personas en ningún caso. La discriminación ilegal se considera como aquella en la que se trata a cualquier persona de modo menos favorable que a otros en circunstancias similares. Esto es que ¿si hubiera estado dando el biberón me habrían echado igual? o ¿Si hubiera ido haciendo topless me habrían echado igual? ¿Lo mismo es?

Realmente pienso, que tenemos que cambiar algo en esta sociedad. Me parece perfecto que se haga topless en la playa. Ya estamos acostumbrados a eso, ¿no? O las chicas y chicos vayan medio en bolas por la calle. Eso es lo normal. Sin embargo, una mujer alimentando a su bebé resulta ofensivo. Si alguien ve un atisbo de exhibicionismo en una madre que amamanta, que sepa que esa inmoralidad tiene como único objetivo la alimentación. Y la alimentación del bebé con lactancia materna debe ser a demanda. Esto es, sin horarios y sin restricciones. Cuando el bebé lo necesita.

No seamos hipócritas por favor. No olvidemos de dónde venimos y qué es lo que somos, al fin y al cabo animales, pero animales mamíferos y con tetas. (Para alimentarnos no me sean malpensados).

 

mas info en

http://centromimame.com/blog

tetadaprimark.wordpress.com

    1 Comment

  1. Me parece un artículo interesante, y a pesar de ser mujer, tengo k apuntar k Primark no es un sitio idóneo para amamantar a un bebé, y más habiendo salas adaptadas para dicho cometido. Miles de personas se agolpan diariamente en tiendas Primark, de verdad pensáis k es un buen sitio para alimentar a un bebé? Creo k no ofendió el ver el pecho de una mujer…en el siglo en el k estamos eso ya no ofende a nadie, lo k si ofende es la falta de sensatez e irresponsabilidad de muchas madres.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

468 ad