Navigation Menu

Madre recriminada por dar el pecho en el Museo Reina Sofía de Madrid

on 29 Noviembre 2016

De nuevo ha vuelto a ocurrir. Parece que los museos y la lactancia materna no se llevan bien: Una madre ha sido recriminada por dar el pecho en el museo Reina Sofía de Madrid el pasado fin de semana.

Por desgracia, desde Lactancia en Libertad ya tenemos experiencia en este tipo de casos. Nuestra asociación surgió para reclamar el derecho de amamantar en público y desde que nos constituimos en Enero de 2014, hemos recibido muchos casos (unos 30) de diferentes partes de España y desde lugares muy diversos: Mujeres expulsadas de piscinas públicas, de guarderías, de ludotecas, de bibliotecas, de restaurantes, de catedrales…pero desde luego, el lugar que más se repite, son son los museos. 

Sin embargo, otros museos tan prestigiosos como el National Gallery de Londres, especifica claramente en su normativa que SE PUEDE AMAMANTAR a los niñ@s en el museo

National Gallery

Pero en España, de nuevo ha ocurrido, esta vez en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Anna, mamá de un bebé de 8 meses, estaba en plena visita cuando su hijo reclamó el pecho y por supuesto procedió a dárselo. Ella misma nos cuenta lo que le ocurrió:

Algo que nos encanta, a mi marido y a mi, de dar el pecho es que es tan práctico que nos permite ir con nuestro hijo a todas partes. Él está a gusto ya que satisfacemos sus necesidades sin problema (qué más necesita un bebé que a sus padres, comer y dormir cuando le apetezca?) y nosotros somos felices al poder seguir formando parte de la sociedad y hacer cosas normales. Y por eso era factible escaparnos de fin de semana a Madrid con nuestro hijo de ocho meses. Estábamos disfrutando del museo Reina Sofía, cuando el niño pidió teta y se la di, lo más rápido posible para no armar jaleo. Y a seguir mirando cuadros. Pero enseguida la vigilante me llamó la atención, informándome que no estaba permitido dar el pecho en el museo. Y por qué? Le respondí. Por el reglamento interno. Mi marido le contestó que no había ninguna ley que amparase la prohibición. La vigilante, diempre educada, se excusó pero insistió. Y yo también me excusé ya que no dejaría de amamantar al niño ni me marcharía. Y seguimos a lo nuestro. La vigilante ya no dijo nada más y nosotros seguimos paseando y lactando tan tranquilos aparentemente, pero con una gran incomodidad en el cuerpo. No quiero imaginar cómo se sienten las madres que son interpeladas con menos educación, o que no tienen la sangre fría de responder con indiferencia. Durante nuestra visita al museo recibimos un par de comentarios más de otros visitantes: esta vez, acerca de lo tranquilo y feliz que se veía nuestro bebé.

Desde la Asociación hemos escrito al museo exigiendo una disculpa. Esperemos que se pronuncien pronto. Os pedimos difusión mientras tanto.

    4 Comments

  1. Esto es increíble!!!

    • Es que estamos en la España de los años 60 ?

  2. Pero el legal prohibir dar de mamar en un museo público?Acabo de escribir al museo para ver si es cierto que tienen un reglamento interno que lo prohíbe. Si es así, boicot al Reina Sofía!

    • Yo di pecho en el Prado hace unos meses. La de seguridad me ofreció su silla.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

468 ad